Annapurna – Nepal | almusafir.es

http://almusafir.es/ Los pueblos del Himalaya no han considerado nunca las grandes alturas como una barrera. Siempre han hecho un enorme cruce de caminos para entrar y salir de Pakistán, India, China, Tibet y Asia Central. Caravanas de yaks y de camellos cargadas de especies, de te, sal i hachis, subían hasta los pasos nevados para llegar al Tibet y la China, y regresaban cargados de finísima seda para escamparla por occidente. Buena parte de las antiguas rutas son ahora impracticables por los conflictos políticos entre los Estados que se reparten la inmensa cordillera y, desde la mecanización del trasporte, las regiones que vivían del transito de los mercaderes han quedado marginadas del resto del mundo y limitadas a subsistir de una reducida agricultura y ganadería. Solo viajando a pie, como los autóctonos, es posible llegar al Himalaya mas intimista y hacerse una idea aproximada de la riqueza cultural de su gente y la majestuosa belleza de las grandes montañas y valles. Mas allá del Himalaya, la elevada meseta del Tibet -el techo del mundo- aun irradia una poderosa fascinación para los occidentales. A pesar la invasión china, que profano la totalidad de monasterios budistas y somete a la opresión y al exilio al pueblo tibetano, el peregrinaje a Lhasa, el que simboliza eternamente el Potala, es una meta que estimula a todos los viajeros. Ruta: Día 01. Barcelona o Madrid - Katmandú Día 02. Katmandú Día 03. Katmandú Día 04. Katmandú - Kodari - Zhangmu Día 05. Zhangmu - Xegar Día 06. Xegar - Xigatse Día 07. Xigatse - Gyantse Día 08. Gyantse - Lhasa Día 09. Lhasa Día 10. Lhasa Día 11. Lhasa - Katmandú Día 12. Katmandú - Madrid o Barcelona Día 13. Madrid o Barcelona