El Templo de los monos – Nepal

No te atacan a los ojos los monos... ohhh